Cap. cero

Todo final tiene un origen

Todo comenzó hace 5 años…

Trabajaba en una agencia encargada de resolver problemas de empresas empleando herramientas relacionadas con el marketing. Por entonces aún distinguíamos entre online y offline. El tiempo permanece invariable. Es el resto lo que avanza cada vez más deprisa.

Estaba al cargo de una investigación que afectaba a varias empresas en torno a un mismo inversor. Por eso focalizamos todas las líneas en torno a él, con un enfoque de victim centric (tomado del customer centric) para abarcar cuanto estuviese a su alrededor.

Pero nos equivocamos…

Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.

Lo que sucedió a los pocos días de trazar nuestro plan  se pareció mucho a aquella frase sobre lean startup que dice: «Ningún plan de empresa sobrevive al primer contacto con el mercado».

Lo que pensábamos que era un simple ataque a una persona se convirtió en la mayor crisis de reputación de marcas… Todas esas marcas tenían relación con nuestra agencia, con lo que todos los ojos se volvieron hacia nosotros.

Nosotros fuimos el objetivo final de ese ataque. Tratamos por todos los medios de seguir las pistas que se habían dejado. Y cuando más cerca estábamos, nuestro culpable se esfumó. No supimos más de él y el caso quedó como abierto pero no resuelto… hasta ahora.

Recuperamos el control de nuestra propia marca decididos a resolver este caso y los relacionados, pero ahora empleando las herramientas adecuadas para ello:

el storytelling y el branded content.

Share This